Te compras un lápiz y te tomas una caña

“La peculiar geografía humana de Eivissa, con una vecindad que se repartía en casas dispersas y con apenas núcleos de población, propició que el comercio en las zonas rurales se desarrollara junto a carreteras y cruces de caminos, en pequeños colmados que también ejercían de taberna y donde los payeses podían encontrar el material necesario para sus quehaceres diarios”.

Así comienza el reportaje que hemos hecho entre Soldat y yo para el número 41 de Baleària Magazine + y en el que, por desgracia, sólo cabía 5 fotos. La tarea de escogerlas entre las 24 que les envié fue cosa suya. Yo muestro hoy once…