© 2015 . All rights reserved.

¡A volar!

Me sorprende (y admira) cuando voy al circuito de Cala Bassa la
facilidad de algunos pilotos para quedarse suspendidos en el aire,
ese momento en que no sabes si suben o bajan.

En lo técnico, la dificultad de enfocar y encuadrar objetos en
rápido movimiento y, sobre todo, la limpieza a fondo que hay que
hacer a todo el equipo nada más salir de allí.